18 de junio de 2019
  • Gastronomia.com España
  • Gastronomia.com México
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Argentina
  • Gastronomia.com Portugal
  • Gastronomia.com USA
Síguenos en  

13 de enero de 2019
Valoración  (0)
Bebida ancestral: Rosero
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin
Cuando hablamos del rosero, nos referimos a una bebidaancestral que al día de hoy se sigue ofreciendo en diferentes restaurantes del país y a los extranjeros les encanta.

Consiste en una infusión a base de mote picado de cascaras de frutas, especias y pétalos de rosa con frutas frescas en cubitos como babaco, piña, naranjilla, naranja y limón. Es un tipo de bebida conocida en Ecuador como “comibebe” que se sirve helado para refrescar en días de verano.




Es tradicional de la sierra ecuatoriana y su origen no se ha esclarecido. Posiblemente nació del austro ecuatoriano donde el mote es la base de muchos alimentos, hay teorías de que se originó en los conventos y sólo era degustado por religiosos y criollos. La bebida es conocida desde tiempos coloniales y es relacionada a festividades como el Corpus Christi. Se dice que la denominación “rosero” es por el agua de rosas que se utiliza en su preparación.

Este producto con sabor de leyenda se ha ido adaptando al paso del tiempo, actualmente algunos chefs preparan postres fríos en base al rosero. Aunque se trata de una receta tradicional, tiene dos tipos, la de Gualaceo (Azuay) y la de Quito (Pichincha), la diferencia es que la de la provincia de Azuay se le agrega harina de maíz para espesar.

Diana Ramírez R.

Créditos de imagen: Diario El Comercio 
 

Valora esta noticia 

 

Top videos

MANUALES
1 de febrero de 2018
(20)
En la edición 2018 de la Feria Internacional de Turismo, FITUR, en Madrid; se celebró una degustación de coctelería iberoamericana con cócteles elaborador por Diego Cabrera. La diversidad y riqueza en bebidas propias de las diferentes regiones de iberoamérica deleitó a los asistentes. Esta actividad fue patrocinada por la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) y el Ayuntamiento de Madrid.